INFECTOLOGIA KUMATE PDF

Los microbios, en particular las bacterias, fueron las primeras formas de vida y han poblado la tierra desde hace ms de 3. Habida cuenta de la actividad cataltica del ARN una posible primera forma de vida pudo ser un viroide, un ARN con cientos de bases, circular, con replicacin autnoma. Cmo apareci otra expresin vital capaz de presentarle capacidad biosinttica de protenas por ahora es incierto. Desde entonces se han extendido a todos los hbitats del planeta, la evolucin los ha transformado de procariotes auxotrficas a prototrficas, primero quimiosintticas y fotosintticas, luego eucariotes hace 1. A lo largo de la evolucin que han generado la flora y fauna actuales, el universo microbiano ha estado presente en todos los nichos ecolgicos, lo mismo en los casquetes polares que en las fuentes de agua termales y an en los gysers, en las profundidades marinas, en los pantanos y en los altiplanos superiores a los 5, metros.

Author:Gotaur Nikogar
Country:Cayman Islands
Language:English (Spanish)
Genre:Business
Published (Last):1 December 2012
Pages:20
PDF File Size:13.13 Mb
ePub File Size:15.92 Mb
ISBN:489-4-82877-831-8
Downloads:30095
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Ker



Los m icrobios, en particular las bacterias, fueron las primeras formas de vida y han poblado la tierra desde hace ms de 3. Habida cuenta de la actividad cataltica del ARN una posible primera forma de vida pudo ser un viroide, un ARN con cientos de bases, circular, con replicacin autnoma. Cmo apareci otra expresin vital capaz de presentarle capacidad biosinttica de protenas por ahora es incierto.

Desde entonces se han extendido a todos los hbitats del planeta, la evolucin los ha transformado de procariotes auxotrficas a prototrficas, primero quimiosintticas y fotosintticas, luego eucariotes hace 1.

A lo largo de la evolucin que han generado la flora y fauna actuales, el universo microbiano ha estado presente en todos los nichos ecolgicos, lo mismo en los casquetes polares que en las fuentes de agua termales y an en los gysers, en las profundidades marinas, en los pantanos y en los altiplanos superiores a los 5, metros.

La evolucin en casi 4 mil millones de aos ha resultado en una versatilidad metablica tan grande que las bacterias pueden ser anaerobias estrictas, anaerobias facultativas, m icroaeroflicas y aerobias. Las hay quim iosintticas, fotosintticas, auxotrficas y auxotrficas nutricionalmente fastidiosas.

La capacidad de adaptacin prcticam ente ilim itada permite que los microbios existan en vida libre, que ocupen un ambiente sin relacin metablica inquilinismo , que en o c a sio n e s u tilic e n fu en tes e n e rg tic a s del husp ed c o m e n sa lism o y sa p ro fitis m o , sean so cio s en la transduccin energtica con provecho mutuo simbiontes o las variantes de la dependencia energtica total que adoptan las formas de infecciones asintomticas, latentes, clnicas, con cursos endm icos, hiperendm icos, epidm icos y pandmicos.

El gnero Homo aparece hace casi 3 millones de aos, la especie habilis despus de un A ustralopithecus boisei bipedal, la evolucin se asoci a un cambio del hbitat arbreo y terrqueo restringido, al casi ilim itado del bipedalismo que cambi la dieta vegetariana a la omnvora, condicionante del carcter cazador-recolector de nuestros primeros ancestros.

La organizacin de los homnidos, nmadas por necesidad, consisti en bandas restringidas en nmero que an despus del descubrimiento del fuego hace , aos por el Homo erectus de Beijing no eran mayores de 50 miembros. En esos tiempos y ante aquellas condiciones las enfermedades infecciosas fueron las de sus primates antecesores, por ejemplo: infecciones con periodos de latencia prolongados y capacidad de transmisin muy elevada. Las posibilidades viables son el herpes sim ple, la v aricela -zo ste r, las treponem atosis y la hepatitis B.

En su mayora fueron asintom ticas o benignas perm anecan latentes y con tendencia en algunas a manifestar recurrencias. Los cambios ambientales en los periodos glaciales, la aparicin del Homo sapiens y la colonizacin de Australia, Polinesia y las Amricas, no modificaron substancialmente la naturaleza de las enfermedades infecciosas de los hombres, hasta el neoltico posterior a 10, aos a.

Black, en , encontr comunidades de amerindios am a z n ic o s, sin c o n ta c to p rev io con h om bres contemporneos, aislados por lo menos kilmetros del poblado ms cercano, sin conocimiento de la agricultura y el pastoreo. En su sangre se encontraron anticuerpos contra Herpesvirus sim plex, virus de Epstein-Barr, Treponema pallidum , citomegalovirus y hepatitis B.

Con la domesticacin de los animales hace 12 13 mil aos se acrecentaron y aparecieron las zoonosis: con los perros, vinieron la rabia y probablemente el sarampin; los gatos trajeron la toxoplasmosis; los caballos el muermo y tal vez los rinovirus; las cabras las brucelosis; los cerdos las teniosis, algunas salmonelosis y la influenza; los bovinos la tuberculosis, las teniosis y posiblem ente la difteria; del bfalo de agua se conjetura el origen de la lepra, y de los pericos la ornitosis.

El cuadro especifica algunas diferencias por el tipo de infecciones en el hombre. La agricultura y el consiguiente alm acenam iento de alimentos atrajeron roedores de toda ndole, vectores, a travs de sus parsitos pulgas , de enfermedades infecciosas como el tifo murino y la peste.

Algunas salmonelosis, las fiebres recurrentes por borrelias y la leptospirosis son otras zoonosis de origen murino. En tanto que los asentamientos humanos fueron rurales como resultado de la agricultura de temporal y el pastoreo, la poblacin de los ranchos y villorrios no poda ser mayor de a habitantes. El desarrollo sistemas de irrigacin en los valles del Indo, Mesopotamia y Egipto dio origen a las ciudades. Con el desarrollo urbano y el incremento en la densidad poblacional se hicieron evidentes las infecciones agudas de las vas respiratorias y las enfermedades transmisibles por el aire.

El catarro comn, las faringoamigdalitis, las laringitis y b ro n q u itis, las neum o n as y b ro n co n eu m o n as, la parotiditis, la viruela, el sarampin, la tuberculosis pulmonar, la difteria y la tos ferina aumentaron las tasas de morbilidad. La divisin del trabajo resultado de una organizacin social ms com pleja, cre grupos especializados con riesgos mayores para ciertas infecciones, v.

Las infecciones de la piel, remate obligado del hacinamiento y 1a promiscuidad, se hicieron ms manifiestas al aumentar la magnitud poblacional; la sama, el imptigo. Los canales de rigo fueron factores decisivos en la aparicin de la esquistosomiasis en Egipto y en China y los embalses de agua propiciaron el desarrollo del paludismo y en parte la fa sc io lo sis. El p asto reo fa v o re ci las try p an o so m o sis african as, el quiste h id atd ico y las cisticercosis.

La acumulacin de basura y la carencia o las deficiencias en el drenaje, un problema frecuente de las ciudades, result fuente constante de brotes epidm icos por m icrobios enteropatgenos. Al extenderse la colonizacin hum ana, ya fuera por conquista, comercio, exploracin o proselitismo religioso, los visitantes y los visitados experimentaron los efectos de las floras microbianas indgenas y aliengenas.

Los viajeros al Oriente Medio eran vctimas frecuentes de leishmaniosis, dracunculosis y paludismo. L os cru za d o s p a d e ciero n d ise n te ra s y p este; los exploradores de Africa fueron vctimas de esquistosomiasis, fiebre amarilla y la filariosis; a su vez los viajeros, casi siempre europeos, introdujeron enfermedades exantemticas. El descubrimiento de Amrica result en un intercambio desfavorable para los pobladores originales; a cambio de recibir el impacto devastador del sarampin, la viruela, el tifo, la lepra y la fiebre amarilla, en la direccin opuesta queda la dudosa exportacin de la sfilis.

La fragmentacin del supercontinente Pangea iniciada hace millones de aos al ritmo de pocos centmetros por ao separ a Eurasia Africa Gondwana de lo que sera Amrica. La deriva continental se llev a los huspedes, parsitos y m icro b io s e x iste n te s para p ro se g u ir una ev o lu ci n independiente. Las leishm aniosis y las trypanosom osis africanas y americanas actuales derivan de ancestros comunes; la variante sudamericana de la leishmaniosis denominada uta por los incas est representada en la cermica precolombina y la enfermedad de Chagas tiene un origen previo a la colonizacin humana del continente; hay tripanosomas indistinguibles del parsito humano T.

En vetas de arenas bitum inosas de C olorado se han encontrado especmenes de especies del gnero Glossina, vectores de la trypanosomosis africana. Es posible que haya existido la enfermedad animal al ocurrir la deriva continental y que no hubiera las condiciones am bientales para su continuidad.

En nuestros das al integrarse a la civilizacin grupos amerindios aislados, el sarampin hace estragos y la aplicacin de vacunas atenuadas produce reacciones adversas en m ayor proporcin que en las poblaciones urbanas. Si bien las enfermedades infecciosas, an en la forma epidm ica, nunca han am enazado la continuidad de la existencia humana, existe registro histrico de los episodios cuyas consecuencias dem ogrficas fueron en extrem o fimestas.

La Muerte Negra asol a todos los pases europeos y, amn de modificar la gentica de la poblacin supervivencia de los resistentes , modific el modo y concepcin de la vida en el occidente. Entre y el trmino del siglo XVI, la poblacin indgena de la Nueva Espaa fue real y literalmente diezmada por epidemias; de 16 millones a la cada de Tenochtitlan quedaban slo 1.

Un evento similar en reversa y su consecuencia gentica, ha sido documentado recientemente; a mediados del siglo pasado un grupo de emigrantes holandeses lleg al actual Surinam; en pocos aos casi la mitad haban fallecido por enfermedades infecciosas, fundamentalmente tifoidea. Dado que se conocan las comunidades de origen, fue posible comparar los haplotipos HLA de los descendientes, tanto en los colonos como de los europeos actuales encontrndose d ife re n c ia s en la clase de los a n tg en o s de histocompatibilidad, evidencia de seleccin por la presin microbiana ambiental.

El crecim iento de las grandes urbes iniciado con la Revolucin Industrial en Inglaterra a fines del siglo XVIII y continuada en los otros pases europeos en el XIX trajo a p a re ja d a c o n d ic io n e s in sa lu b re s de v iv ien d a con h acin am ien to , v en tilaci n inad ecu ad a, alim entacin insuficiente y drenaje ausente. Los resultados no se hicieron esperar: tasa elevadsimas de mortalidad infantil por m il n acid o s v iv o s por e n fe rm e d ad es in fe c c io sa s, tuberculosis rampante, epidemias mortferas de clera la primera pandemia en y las secuelas de disentera.

Las guerras con la cauda obligada de movimientos humanos, carencias de alimentos, disrupcin de servicios sanitarios, dificultades casi insuperables en la higiene personal han favorecido la aparicin de enfermedades asociadas desde siem pre a los conflictos blicos. Las ms conspicuas: rickettsiosis, segn Zinsser el tifo defina, hasta la Primera Guerra Mundial, a los vencedores y vencidos, la hepatitis A ictericia de las guerras , el ttanos, las diarreas, disenteras, las enfermedades de transmisin sexual, amn de la patologa regional.

Hasta la guerra ruso japonesa en haba ms muertos por enfermedad que por heridas; en el mdico jefe del Cuerpo Expedicionario Francs escribi En la segunda m itad del siglo XIX se conjuntan y contemplan la Revolucin Sanitaria Inglesa de Chadwick y despus por Simn para impulsar la limpieza y la promocin del sanitario sello de agua, la Sociomedicina representada por Virchow y la implantacin de la Seguridad Social en Alemania, la teora microbiana, la anestesia y la antisepsia, trajeron consigo mejoras en el saneamiento ambiental, condiciones de vida ms favorables y servicios mdicos ms racionales y apropiados.

Casi todas las enferm edades infecciosas declinaron tanto en morbilidad como en letalidad. Las enfermedades venreas, las septicemias y las neumonas eran la excepcin con tasas de ataque y de letalidad elevadsimas. Con el advenimiento de las vacunas efectivas contra la rabia, la disponibilidad de sueros antidiftrico, antitetnico y antirrbico, y el desarrollo de agentes quimioterpicos, el inicio del siglo XX prometa el control de las enfermedades infecciosas.

Sin embargo, a fines de una pandemia de influenza: la gripe espaola, produjo 40 m illones de fallecimientos, ms muertes que la Primera Guerra Mundial sin que se conociera el agente causal y en los aos veintes hizo su aparicin la encefalitis letrgica de Ecnomo que desapareci sin dejar rastro de su causa. A pesar de tales contratiempos, el desarrollo de los toxoides, de agentes quimioterpicos antiparasitarios, las vacunas antipertussis y de la fiebre amarilla y en especial de las sulfonamidas sulfamilagros para algunos clnicos viejos , la dcada de los aos treinta cierra con optimismo renovado respecto al dominio de las infecciones.

Las dcadas de los aos cuarenta y cincuenta confirman y extienden el optim ism o precedente: la pen icilin a, la estreptomicina, el cloramfenicol, las tetraciclinas y otra legin de antibiticos, as como el desarrollo de vacunas con virus atenuados o inactivados, hacen pensar no slo en el control, sino en la erradicacin de varias enfermedades infecciosas.

Se piensa al trmino de los aos cincuentas que la viruela, la poliomielitis y el paludismo podrn eliminarse. Las infecciones del hombre: antroponosis, zoonosis y accidentes.

INTERLEUCINAS PROINFLAMATORIAS Y ANTIINFLAMATORIAS PDF

Infectologia Clinica de Kumate 17º Edicion

.

HIBERNATE NOTES BY NATARAJ PDF

Infectologia.Kumate.TruePDF

.

ACER IPISB-VR PDF

Jesús Kumate Rodríguez

.

SIG SAUER P230 MANUAL PDF

.

Related Articles