IRIA CANDELA CONTRAPOSICIONES PDF

Preview — Lygia Pape by Iria Cajdela. Pelle rated it really liked it Jan 24, Apoorva marked it as to-read Feb 16, This publication accompanies a unique retrospective of one of the founders of abstract contrappsiciones. However, the true diversity and complexity of his oeuvre is little understood, and the full scope of his career is largely riia from the existing literature. Michael added it Apr 22, Kelsey marked it as to-read Nov 27, This book is not yet featured on Listopia. Just a moment while we sign you in to your Goodreads account.

Author:Tubar JoJoll
Country:Denmark
Language:English (Spanish)
Genre:Finance
Published (Last):2 September 2005
Pages:294
PDF File Size:2.79 Mb
ePub File Size:19.59 Mb
ISBN:182-7-81936-397-4
Downloads:15625
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Mazuru



Por lo general, estos artistas, ya sea a travs de instalaciones, vdeos o acciones performativas, explicitan una serie de fricciones sociales con el fin de denunciar el modo en que stas han sido ocultadas o tergiversadas mediante estrategias de distraccin o falsa reconcilia cin. Es el caso, como veremos, de las instalaciones de 6 y 7 de noviem bre de Doris Salcedo [2] y Delirios atpicos de Hctor Zamora [37], ambas realizadas en Bogot; o del vdeo Olive Green que Narda Alvarado cre en La Paz en [67]; o de las acciones urbanas Obstruccin de una va con un contenedor de carga de Santiago Sierra en Ciudad de Mxico [81] o Quin puede borrar las huellas?

Es evidente que, el modo en que las obras de Contraposiciones incitan al debate pblico y la participacin ciudadana se distancia de manera radical de los modelos consumistas del posfordismo, tipifica dos por igual en las agendas comunicativas de las grandes corporacio- INTRODUCCIN 21 nes mediticas como en la produccin artstica convencional de un Hoy la contra posicin poltica se produce de manera fragmen taria y a veces fugaz, sin adscripcin a programas ortodoxos, e incor porando el contenido social a travs de una forma especficamente esttica, que suele tender por lo general a emplear el objeto y el espacio artstico para generar una experiencia no instrumentalizada antes que para erigirse en plataforma de poder5.

Una parte considerable de las obras que estudiamos en este libro adquiere carcter poltico a travs de su compleja configuracin for mal. El discurso crtico se articula a veces en la calle, en contacto directo con los problemas que aquejan a los ciudadanos, pero otras veces ocurre en el quehacer solitario del estudio, en el dilogo con los materiales ya sean stos el papel, la cera, el celuloide, la sangre, unas sillas, un conjunto de trompos, varios vehculos de segunda mano, un centenar de animales disecados A este respecto, algunas obras de esta tendencia contradiscursiva del arte latinoamericano ms reciente actualizan una vieja idea adorniana: aquella que afirma que es en la forma donde reside el contenido poltico del arte que se enfrenta conscientemente a una sociedad unidimensional y reificada6.

En la primera seccin de Contraposiciones se analizan, en efecto, obras ms abstractas, que despliegan el pensamiento de sus autores a travs de formas plsticas autnomas, en su mayora esculturas e ins talaciones expuestas en museos y galeras. Se trata de objetos que plantean enigmas que deben ser interpretados, cuestiones cifradas antes que enunciados abiertos, que se niegan a transmitir mensajes directos sin por ello prescindir de esa imaginacin fabuladora que se enfrenta a la realidad administrada7.

En la segunda y tercera parte, la presencia del contexto histrico y urbano es mayor, y por eso las pie zas los vdeos y las performances poseen un carcter social ms evidente. En cualquier caso, esta divisin entre secciones no es, ni mucho menos, rgida: obras como Delirios atpicos, de Zamora, u Oli ve Green, de Alvarado, combinan hbilmente diversas disciplinas la instalacin y el arte pblico, la accin urbana y el vdeo y demuestran que, antes que separadas por sus formatos, las obras de Contraposicio nes estn unidas por unas preocupaciones estticas comunes.

Revisin de la identidad y proyecto continental Gran parte de los estudios sobre arte latinoamericano publicados en estos ltimos aos han incorporado las categoras de mestizaje y multiculturalismo para entender las mltiples realidades de una regin formada por ms de veinte pases con tradiciones e historias muy diferentes. Amrica Latina es, en efecto, un continente plurinacional, pluritnico, pluricultural y plurilingstico de casi millones de habitantes.

Cualquier aproximacin a sus manifestaciones artsticas contemporneas ha de entender este marco multidimensional de experiencias cambiantes si no quiere sucumbir ante el viejo modelo exotista y esencialista basado en la errnea premisa de la unidad y autenticidad latinoamericana.

El continente, tal y como ha sealado Patrick Frank, es demasiado complejo para asimilarlo bajo una nica identidad: Cada regin tiene su propio conjunto de relaciones con su pasado nativo, con la conquista, con sus pases vecinos y con el resto del mundo, y cada uno crea su propia modernidad a partir de esta red de relaciones8. La revisin continua del adjetivo latinoamericano ha determi nado gran parte de los textos escritos sobre este arte en las ltimas dos dcadas.

Frente a una definicin fija de identidad pura e incontamina da por lo general, impuesta o importada forzosamente , las prcticas artsticas suelen ser entendidas hoy desde una perspectiva abierta, plural y en trnsito9.

Hoy se rescatan y revisan continuamente con ceptos creados a lo largo del siglo XX desde la antropofagia de Oswald de Andrade y la transculturacin de Fernando Ortiz hasta la hibridacin de Nstor Garca Canclini con el fin de evitar nue vos clichs que, en lugar de explicar y ampliar la realidad latinoameri cana, la reducen y cosifican. Por eso all donde antes se empleaban los trminos de lo fantstico y lo barroco se han generado ahora con ceptos nuevos como lo posfantstico o ultrabarroco en un ejer cicio de reinterpretacin que alcanza su mxima expresin en la acu acin del apelativo poslatinoamericano Contraposiciones se sita pues en este nuevo marco de reinterpre tacin inventiva del arte latinoamericano y pretende adoptar perspec tivas similares a las que recientemente han expuesto algunos comisa rios y crticos de arte.

Ria Carvajal, por ejemplo, ha sealado que [ Un modo posible de abordar esta produccin sera mirarla desde la perspectiva de una prctica laberntica, siempre fragmentada, inacabada y en continua reformulacin Por su parte, Eugenio Valds Figueroa, al criticar los modos en que se pretende unificar desde arriba una cultura que se metamorfosea y transforma en su propia base, ha apelado al reconocimiento de un orden alternativo y a la aceptacin del desorden interno propio, que conlleva una reformulacin de lo latinoamericano entendindolo como una relacin sociocultural en la frontera, ms que como una identidad estable y unitaria al interior de una demarcacin precisa Creemos que la hiptesis que Con traposiciones pretende demostrar, de hecho, se sita ms all de este debate, el cual aqueja ya, lo queramos o no, cierto agotamiento.

Resul ta conveniente al respecto rescatar una declaracin realizada por el artista Gabriel Orozco en , cuando afirmaba lo siguiente: Todo el mundo habla sobre nacionalismo, sobre ser mexicano o ser internacional. La propia fetichizacin de la categora de hibridacin puede desac tivar el carcter social de la obra de arte, o incluso generar eso que el comisario cubano Gerardo Mosquera, al hablar del arte contempor neo en Latinoamrica, ha definido como neurosis de identidad Una fijacin por buscar en las prcticas artsticas latinoamericanas aquello que contienen de identidad mestiza o poslatinoamericana puede perder de vista el objetivo fundamental de la crtica de arte: explicar por qu una obra de arte es valiosa para la sociedad, y en qu medida construye un imaginario de emancipacin colectiva.

Una perspectiva laberntica y fragmentada no debera desenfocar la idea de lo que, en otro contexto, se ha denominado un proyecto continen tal Es decir, la atencin al detalle de unas prcticas atomizadas y diversificadas no debera oscurecer la interpretacin de unas preocu paciones histricas y polticas comunes, compartidas y reactivadas de forma constante en los mltiples contextos de esta regin del mundo.

El presente histrico Las obras de arte de Contraposiciones tambin son resultado del com plejo momento histrico en el que han surgido. Durante las dcadas de y han coexistido en Amrica Latina intensos perodos de democratizacin y desdemocratizacin. Tal y como ha sealado el politlogo Charles Tilly, la democratizacin es un proceso dinmico que permanece siempre incompleto y que corre constantemente el riesgo de su inversin: la desdemocratizacin Ambos procesos se han dado de forma paralela en el continente latinoamericano.

Por un lado, las polticas neoliberales impulsadas por las lites financieras y econmicas nacionales y locales, y respaldadas por las diversas admi nistraciones del gobierno estadounidense, han concentrado la rique za, han aumentado los dficits pblicos y expropiado en numerosas ocasiones los derechos fundamentales del grueso de la poblacin sobre todo en materia de empleo, educacin y vivienda.

Como ha descrito grficamente Tony Wood, Amrica Latina sigue siendo [ Los sper ricos se trasladan en helicptero desde las urbanizaciones fortificadas has ta los rascacielos, mientras que en tierra los pobres a duras penas obtienen un sueldo precario, y entre ellos una estrecha capa intenta emular los patrones de consumo de las clases medias estadouniden ses o europeas Por otro lado, desde el estallido de la rebelin zapatista en Chiapas en enero de , los movimientos sociales han cobrado una relevancia sin parangn en ninguna otra zona del mundo.

La lucha de las organi zaciones indgenas en Bolivia y Ecuador, del Movimento dos Trabalhadores Rurais sem Terra en Brasil, y de los piqueteros y activistas desempleados en Argentina, marcaron a lo largo de la dcada de el surgimiento de un fuerte movimiento antisistmico que alcanz un protagonismo internacional sin precedentes en enero de , con la celebracin del primer Foro Social Mundial en Porto Alegre.

Estas demandas sociales tambin se han expresado a travs de las urnas. Desde la eleccin de Hugo Chvez como Presidente de Venezuela en diciembre de , en el mbito poltico se han vivido igualmente una serie de victorias electorales de partidos nominalmente de izquierda y centro-izquierda: nos referimos a la llegada al gobierno de Lula da Silva en Brasil y Nstor Kirchner en Argentina en ; Tabar Vz quez en Uruguay en ; Evo Morales en Bolivia y Michelle Bachelet en Chile en ; Rafael Caldera en Ecuador y Daniel Ortega en Nica ragua en ; y Femando de Lugo en Paraguay en Sus agendas polticas, si bien diversas, contrastan con los proyectos neoliberales de la dcada anterior representados por gobernantes como Carlos Sali nas de Gortari, Carlos Medem, Fernando Henrique Cardoso y Alber to Fujimori, contra los que sin duda han reaccionado.

La reciente eleccin de algunos de estos lderes ha sido observada con entusiasmo no slo por los sectores culturales y artsticos latinoameri canos, sino por un amplio sector intelectual de la poblacin mundial. En , el historiador britnico-pakistan Tariq Ali afirm: Sudamrica es el continente donde est surgiendo, desde abajo, una alter nativa al capitalismo neoliberal verdaderamente socialdemcrata, que infecta a la poltica de todo el mundo No obstante, los artistas que trabajan actualmente en Amrica Latina todava se encuentran lejos de confirmar que su continente haya pasado de ser la vctima privilegiada de la poltica neoliberal a su principal sepulturera Son conscientes de la tensin no resuelta que existe entre, por un lado, las poderosas lites locales y el nuevo Consenso de Washington de la administracin Obama, y, por otro, el afianzamiento de los gobiernos supuestamente de izquierdas por momentos excesivamente populistas y autoritarios y los movimientos sociales antiglobalizacin ms o menos intermitentes.

Dos aconteci mientos recientes confirman esta fuerte y compleja divergencia de dinmicas polticas en Amrica Latina: el sangriento e ilegal golpe de Estado comandado por Roberto Micheletti en Tegucigalpa en el vera no de , y la victoria electoral del antiguo tupamaro Jos Mujica en Montevideo en noviembre de ese mismo ao. En este marco contrastado y contradictorio, con diversos sistemas polticos situados a medio camino entre el modelo neoliberal y el socialismo bolivariano, se desarrolla el arte contemporneo latino americano.

A este respecto, es importante enfatizar de nuevo que la composicin de los sujetos artsticos, como los histricos, ha cambia do. Los artistas de Contraposiciones, al igual que gran parte de los agentes de los nuevos movimientos sociales, no se identifican necesa riamente con la tradicin clsica de la izquierda tal y como fue repre sentada por la clase obrera y las luchas sindicales, ni se erigen como activistas polticos de lucha directa Su obra emerge, antes que nada, contra un nuevo orden mundial que se impone mediante la privatiza cin, la proteccin de los grandes monopolios y el recorte de los pre supuestos sociales.

En la articulacin de su contrapoder, tan impor tante como las demandas de los trabajadores es la voz, necesariamente polifnica, de los movimientos estudiantiles, feministas, indgenas o queer. Lo que nos interesa es estudiar a esos artistas que, en este con texto, mantienen un perfil activo a travs de una dinmica artstica que contiene, en su forma interna, elementos antagonistas.

En este sentido, s se trata de una praxis que contina una larga tradicin de arte social en Amrica Latina. La tradicin reinventada Decir que las actuales prcticas disruptivas del arte latinoamericano no son novedosas sera tan inapropiado como pasar por alto sus preceden tes ms o menos cercanos, es decir, la tradicin de la que forman parte y que de algn modo continan o revisan.

La produccin artstica de carcter contradiscursivo tiene una fuerte tradicin en Amrica Latina, desde el muralismo mexicano y las primeras vanguardias de influencia europea, al cine documental cubano y el latino art de protesta social.

Segn Shifra Goldman, en pases empobrecidos o desestabilizados de manera constante, como ha sido el caso de gran parte de los estados latinoamericanos durante el siglo pasado, un arte poltico orientado al cambio social es muchas veces un modo de hacer llevadera una vida sumergida en condiciones de violencia e injusticia La mayor influencia de los artistas incluidos en este libro provie ne, con todo, del arte creado por la generacin inmediatamente ante rior, la que vivi de manera ms o menos directa las nefastas conse cuencias de las dictaduras de las dcadas de a En numerosas piezas realizadas por los artistas de Contraposiciones se puede detectar, cuando no el dilogo directo, s la presencia de rele vantes ideas y formas creadas por artistas activos aquellos aos, algu nos fallecidos ya como Hlio Oiticica, Lygia Clark, Ana Mendieta o Flix Gonzlez-Torres y otros todava en activo como Waltercio Cal das, Artur Barrio, Cildo Meireles, Luis Camnitzer, Liliana Porter, David Lamelas, Eugenio Dittborn o Lotty Rosenfeld.

Ya sea a travs del estudio del conceptualismo argentino o del movimiento Tropiclia brasileo, gran parte de los artistas que actualmente trabajan en Am rica Latina ha incorporado el importante legado de sus antecesores, sobre todo en lo que corresponde a superar las prcticas ms tradicio nales del arte y a configurar un contenido social a travs de nuevos y complejos desafos formales. Como ha indicado Jacqueline Barnitz, [ Por otro lado, la inventiva del arte producido en estas circunstancias demuestra que muchos artistas fueron capaces de hacer arte en la adversidad sin comprometer sus principios ideolgicos.

Durante los aos de los reg menes militares, el arte como objeto perdi su significado, y los artistas buscaron otros medios de expresin, especialmente a travs del arte conceptual y de las acciones urbanas Las cajas vendadas y ensangrentadas de la instalacin Sobras de Camnitzer; las botellas de Coca-Cola y los billetes interve nidos en Inserciones en circuitos ideolgicos de Meireles [4]; las cruces creadas sobre una de las avenidas principales de San tiago de Chile en la intervencin urbana Una milla de cruces sobre el pavimento de Rosenfeld [5]; o las pinturas aeropostales, plegables y transportables, de Sin rastros de Dittborn, son ejemplos idiosincrsicos del arte contrahegemnico realizado en el contexto latinoamericano de las dictaduras Aunque hoy las condiciones histricas son distintas, los artistas de Contraposiciones han mantenido el proyecto generacional anterior de superar los parmetros estrictos de la institucin-arte y difuminar la frontera entre produccin artstica y vida cotidiana.

A este respecto, podra aplicrsele a ellos lo que Mari Carmen Ramrez ha sealado en relacin a la dimensin extra-artstica de los grupos que lograron insertarse e influir en la matriz social de sus respectivos pases durante las dcadas de a Lo que hace de las versiones latinoamericanas de la neovanguardia algo nico no es tanto sus postulados artsticos radicales como su obje tivo no esttico: la funcin social que asumieron en relacin a la para doja de sociedades inestables y a su status quo.

Aqu reside su dimen sin utpica ms recndita. El intento de contestar al mundo del arte institucional para cubrir el vaco que los separaba de la sociedad hizo que muchas de estas manifestaciones participasen de forma activa en la esfera pblica justo all donde la especificidad esttica de su prcti ca se disolvi en mbitos ms amplios, como la poltica, la sociologa, la etnografa y la antropologa.

Una milla de cruces sobre el pavimen to, En cualquier caso, en este libro hemos credo conveniente no aho gar la obra de los nuevos artistas en la tradicin de la historia del arte o a las prcticas artsticas anteriores a las que ellos mismos puedan referirse en ocasiones.

En una entrevista con Robert Storr publicada en , al preguntarle sobre su pieza Caballos corriendo infinitamen te , Orozco ironizaba al respecto cuando sealaba que, para el mundo del arte, el ajedrez se relaciona con Duchamp, pero el ajedrez se relaciona con cualquier otra cosa. Duchamp es quiz lo menos importante en relacin al ajedrez En un sentido similar, en un artculo reciente a propsito de Rivane Neuenschwander, Sam Thorne ha advertido que [ Contraposiciones El objetivo primordial de las siguientes pginas ha sido entender las obras desde s mismas.

Hemos prestado especial atencin por ello a la forma en que estn construidas, y a las explicaciones que sus creado res han dado de ellas siguiendo por momentos, eso s, el clebre con sejo del artista Walter Sickert, never believe what an artist says only what he does. Nuestro principal cometido ha sido analizar aquello que las piezas dicen y comprender el modo en que lo dicen con recur sos estrictamente artsticos y exclusivos de las disciplinas en las que han sido creadas.

No hemos pretendido hacer un estudio de las trayectorias com pletas de los artistas, sino seleccionar una faceta especfica de su acti vidad creativa que a veces aparece en un conjunto de piezas, pero en otras ocasiones se manifiesta tan slo en una o dos obras. En la primera parte nos aproximamos a varias esculturas e instala ciones de Neto, Orozco, Garaicoa, Cardoso, Neuenschwander y Zamo ra.

Como veremos, algunas fueron realizadas en la soledad del taller del artista; otras, en interaccin directa con la comunidad o el espacio especfico en el que surgieron. El carcter ms abstracto incluso escultrico de las primeras piezas las pelculas de Ros y Conlon ha conducido a obras polticamente ms explcitas y directas, como el vdeo creado a partir de la original performance site-specific de Alva rado.

Dicha pieza conduce precisamente a la tercera y ltima parte del libro, que incluye el estudio de obras de arte pblico firmadas por Alys, Sierra, Allora y Calzadilla, Salcedo, Tllez y Galindo. Son piezas realizadas in situ, con una evidente vocacin de alterar la fisonoma del espacio intervenido, y de activar debates estticos sobre proble mas del reciente pasado histrico o de rigurosa actualidad.

Contraposiciones no pretende crear un ranking o hacer una selec cin de los veinte, cincuenta o cien mejores artistas como parecen sugerir algunas publicaciones recientes , sino realizar una seleccin de obras teniendo en cuenta unos rasgos estilsticos y temticos comunes que consideramos especialmente relevantes para los debates tericos y prcticos de la altermodernidad.

No querramos en ningn caso domesticar aqu bajo un prisma reductor la variedad y riqueza de las distintas propuestas, sino poner en contacto para el lector una serie de singularidades y prcticas creativas que se enfrentan a las lgicas com placientes de los discursos acordes al sistema neoliberal global Nuestro objetivo es reflexionar sobre el sentido ltimo de este estalli do de proyectos realizados en Amrica Latina por artistas que, con los pies en la tierra, se adaptan al terreno de combate particular, muy diferente en cada caso, pero con la idea compartida de construir un imaginario de emancipacin colectiva en el contexto de un proyecto continental comn.

Para realizar el anlisis de las obras nos hemos situado en una posicin transversal, a medio camino entre la historia del arte y la cr tica comisarial. Es una aproximacin especulativa, sin nimo de exhaustividad, que pretende alejarse de interpretaciones academicistas excesivamente cerradas, y que intenta recuperar la labor del crtico de arte que considera necesario explicar las razones de su criterio est tico ante el cajn de sastre de las mltiples y desiguales tendencias del arte contemporneo.

En este sentido, Contraposiciones es una con tinuacin sinttica de dos trabajos anteriores: el libro Sombras de ciu dad, publicado en Madrid en , que analizaba las trayectorias his tricas de un arte urbano alternativo realizado en Nueva York entre y por artistas como Gordon Matta-Clark, Hans Haacke, Martha Rosler, Tehching Hsieh o Krzysztof Wodiczko ; y la exposi cin colectiva de artistas emergentes loto key, comisariada al ao siguiente en la Villa Iris de Santander, y en cuyo catlogo se exponan ya, brevemente, algunas de las ideas que se retoman en este libro Con esta combinacin de historia del arte propiamente dicha y prctica comisarial, hemos intentando aprovechar las ventajas de cada disciplina y activar el dilogo entre ambas del modo ms estimulante posible.

Lejos de enfrentar sus metodologas, esperamos que esta combinacin hbrida y transcultural, como las propias obras de arte que aqu se analizan haga el libro ms atractivo y til, tanto para artistas y comisarios que actualmente trabajen en el campo del arte contemporneo en Amrica Latina, como para estudiosos y acadmi cos de dicha materia que busquen en las pginas que siguen una inter pretacin y defensa del arte de la contraposicin.

Su trayectoria est marcada por una sucesin de fases distintivas, de nuevos descubrimientos, en la que ha prevalecido la voluntad de experimentar con los principios fsicos del peso y la gravedad en aras de transformar progresivamente el objeto artstico en un ente ingrvido y etreo1.

Su particular proyec to de desmaterializacin de la escultura se ha basado en socavar la solidez fsica del objeto. Desde su primera exposicin en , Neto ha creado cientos de organismos, esculturas e instalaciones que han adquirido formas flexibles y mutables, y cuyo dinamismo ha nacido del enfrentamiento generado entre fuerzas de tensin y espacios de quietud. Su obra se basa en un sistema modular que se ha ido desarro llando, dirase que biolgicamente, desde propuestas minsculas y celulares hasta manifestaciones biomrficas exuberantes que han invadido la arquitectura especfica y transfigurado el espacio de la vivencia artstica.

En una primera serie de piezas, el artista presentaba volmenes escultricos sencillos, objetos aislados con los que exploraba nociones bsicas de gravedad y elasticidad. Una obra temprana, Barra bola , reminiscente de la escultura posminimalista de Richard Serra, consista en una viga de hierro que aplastaba con su peso una pequea pelota de goma naranja para poder apoyarse en la pared.

CAUSAS DE POLIMENORREA PDF

CONTRAPOSICIONES

Return to Book Page. Metropolitan Museum of Art New York Book cndela editions published in in English and held by WorldCat member libraries worldwide An exceptional overview of the experimental, political, and participatory artwork of an important, iconoclastic Latin American artist. Books by Iria Candela. This publication accompanies a unique contraposicionew of one of the founders of abstract art.

BREVISIMA RELACION DE LA DESTRUCCION DE INDIAS PDF

Contraposiciones. Arte Contemporaneo En Latinoamerica, 1990-2010

.

Related Articles